sábado

PERSONAJES ILUSTRES

D. JOSÉ MIRANDA DE SARDI

José Miranda de Sardi, nació en nuestra localidad el 11 de febrero de 1899, fue un escritor importante en la generación del 27 y uno de los máximos exponentes de la poesía social de aquella época. Nació en el seno de una familia campesina, sus estudios los realizó él sólo libremente, y sin más dirección pedagógica que la de su afanosa voluntad.

Por azares de la vida llegó a Barbate por 1923 donde creó los periódicos “El Heraldo de Barbate “ y la “Independencia de Barbate”. En 1930 se muda a Tarifa donde funda el periódico “El Progreso”. En 1933 José Miranda de Sardi se marcha a Cádiz, donde muere el 8 de agosto de 1936, víctima de sus ideas, siendo primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de la capital.

El Pleno del Ayuntamiento de Chipiona en sesión extraordinaria celebrada el 16 de septiembre de 1983 a instancia de su Delegado de Cultura, aprueba imponer el nombre de “Poeta José Miranda de Sardi” a la calle hasta entonces denominada “La Oca”.

DR. TOLOSA LATOUR

El Sanatorio Marítimo de Santa Clara, primer Sanatorio Marítimo de España, fue obra de D. Manuel Tolosa Latour.

Médico y escritor, nació en Madrid el 8 de agosto de 1857 en una España donde las epidemias de tifus, cólera, peste y paludismo causaban grandes estragos en la población, por lo que se entiende que un hombre de su talante luchara por la creación de orfanatos y reformatorios. Los esfuerzos de aquel pionero defensor de los derechos del niño se aunaron en la promulgación de una ley para la defensa del menor: “Ley Tolosa” o de “Protección a la Infancia” (1904). Tolosa ocupó relevantes cargos en la Administración pública.

Murió el 12 de julio de 1917. En la Rosaleda del Retiro de Madrid se rigió un monumento dedicado a perpetuar su memoria.

En 1994 el Ayuntamiento de Chipiona cedió el busto de tan insigne figura al centro de Salud de la localidad, el cual lleva su nombre.

FEDERICO OLIVER CRESPO


Autor dramático y escultor, nació en Chipiona el 22 de octubre de 1873 y murió en Madrid en 1957.

De niño pasó a Sevilla donde se inició en la escultura e intervino en las obras de reforma de la capital hispalense. En 1884 ingresó en Madrid en la “Escuela de pintura, escultura y grabado”. Su grupo escultórico “Sin pan” obtuvo la medalla de plata en la Exposición de Bellas Artes de 1887. Su amistad con los hermanos Álvarez Quintero pronto cambiaría el rumbo de su dedicación, llevándole al teatro. Su primera obra teatral “la Muralla”, estrenada en 1898 fue muy celebrada por el público. A partir de entonces llegó a conseguir notoriedad y fama, acrecentada por su matrimonio con la célebre actriz Carmen Cobeña y su presidencia en la Sociedad de Autores de Teatro. Entre su extensa producción teatral destacan obras como “La Juerga”, “La Niña”, “La Esclava”, “Los Semidioses”, etc… Consiguió su mayor éxito con su obra más lograda “Los cómicos de la lengua”.



EL PADRE JOSE LERCHUNDI





Nació en Orio (Guipúzcoa) el 24 de febrero de 1.836 y murió en Tánger el 9 de marzo de 1.896. Arabista, escritor, diplomático, miembro correspondiente de la Real Academia Española (1.874), socio honorario de la Sociedad Española de Africanistas y colonistas (1.884), y condecorado con la encomienda de número de la Real Orden de Isabel la Católica. El rótulo de una calle en el pueblo y una estatua en la explanada de Regla conservan su memoria en Chipiona.



A tres fechas pueden deducirse las etapas más principales de su vida religiosa. El 14 de julio de 1.856 viste el sayal franciscano en el Colegio Misionero de Priego (Cuenca), el 24 de Septiembre de 1.859 recibe la ordenación sacerdotal y el 4 de octubre del mismo año canta su primera misa. Su carrera fue breve pero de aplicación excelente y con notas brillantísimas.

Así, por su labor benéfica y social mereció el justo título de “padre de los pobres”.


En 1882 tres años llevaba el P. José Lerchundi al frente de la Misión de Marruecos y una de las primeras y mayores dificultades con que tropezó para la realización de sus vastos planes fue la escasez de personal. El Colegio de Santiago de Compostela, adonde se había trasladado el primitivo de Priego, resultaba insuficiente para atender adecuadamente esta necesidad. Las circunstancias y las crecientes necesidades de la Misión demandaban, pues, la creación urgente de un nuevo centro de formación o Colegio de Misioneros Franciscanos con destino a las misiones de Tierra Santa y Marruecos. Obtenida la correspondiente venia de la Santa Sede, el Gobierno español y los Superiores de la Orden comisionaron al propio P. Lerchundi la ejecución del proyecto.


Se decide que la fundación se lleve a cabo en el Santuario de Nuestra Señora de Regla en Chipiona (Cádiz), de gran ascendencia histórica y religiosa en las provincias de Sevilla y Cádiz, que en otro tiempo perteneciera a los Agustinos. El Colegio se inaugura con las formalidades de rigor el 8 de septiembre de 1882.


Pero el P. Lerchundi, a más de todo esto, fue meritísimo protector de la infancia desvalida. He aquí un nuevo aspecto de su vida digno de ser conocido y divulgado.


El Ayuntamiento de Chipiona, honró al Padre Lerchundi con el título de hijo adoptivo y predilecto de la Villa.